5 claves prácticas para salir del «lado oscuro»

¿Te pasa que a veces piensas que está todo el mundo en contra tuya o que te han echado un mal de ojo? Es una sensación de que no llegas a nada y nadie hace por apoyarte a que llegues de verdad. Te sientes mal y solo necesitas al menos una persona que te entienda y te diga que todo va a salir bien.

¿No entiendes porque alguna gente te tiene tanta manía, verdad? Piensas que algunas personas quizás te envidien o que le sienta mal que le seas tan claro con ellos y no como el resto que los halaga sin motivo.

¿Te has convertido en un incomprendido? Comenzamos a utilizar frases tipo «Es que la gente…..», «Es que todo el mundo…»

Siento decirte que todo esto te lo has fabricado tu solit@, aunque también puedes fabricar todo lo contrario.

Las personas tenemos la habilidad de fabricar tanto ambientes muy buenos como ambientes muy negativos.

En un ambiente negativo nos enfocamos en corregir y resaltar los errores de los demás en vez de mirar hacia nuestro interior.

Supongo que es más fácil decirle a los demás lo que hacen mal, que reconocer que nosotros llevamos con un patrón que nos está haciendo mucho daño desde hace mucho tiempo.

Igual que nos relacionamos con nuestras parejas también lo hacemos con nuestros amigos, familiares y compañeros de trabajo. Tenemos que descubrir el patrón de como actuamos hasta que nos hace sentir mal y cambiarlo por otro que nos genere unas mejores sensaciones. Para eso lo mejor es acudir a un especialista, que seguro que nos van a ayudar a conocernos mejor.

Lo que si está demostrado es que si nosotros somos mejores personas, mejores compañeros, mejores hijos ……  vamos a hacer mejor lo que nos rodea.

En vez de perder energía constantemente entre críticas o decepciones, tenemos la obligación casi de sumar un poco todos los días a las personas que nos rodean y nos quieren.

Ya lo dijo Gandhi «Tú debes ser el cambio que quieres ver en el mundo»

5 claves prácticas para salir del «lado oscuro»

Reset. Dicen que nos parecemos mucho a los aparatos electrónicos. Un móvil cuando viene de la tienda funciona estupendamente, pero poco vamos instalando nuevas aplicaciones y utilizando mucha memoria con fotos que hacen que todo funcione peor.

En mi vida he realizado muchos «reset». Antes siempre esperaba a fin de año para comenzar de nuevo, era el día que empezaba de cero y me sentía especial. Ahora siempre que estoy mal, aprieto ese botón y me permito comenzar de cero, no pasa nada.

Es verdad que a veces apretamos mucho ese botón y no arrancamos, pero debemos confiar en que si podemos. En el momento que tomamos una nueva rutina que nos hace bien todo es más fácil.

No cargar con una mochila demasiado pesada. Bueno os voy a contar el gran secreto de como llenar nuestra mochila de cosas que nos van a hacer que nos cueste mucho avanzar en nuestro día a día.

  • Ver la noticias dos o tres veces al día por ejemplo y interiorizar todo lo que cuentan. Si puedes compáralo con otras cadenas y ya para sacar nota lo puedes comentar al día siguiente con tu compañer@ de trabajo.
  • Fustigarse con nuestros errores.
  • Cabrearse por cosas que no podemos cambiar y no dependen de nosotros.
  • Meter dentro todas las críticas, miedos, frustraciones y emociones que en definitiva nos van a hacer que podamos ir casi de pie por la vida.
  • Existen muchas más cosas pero con esto tenemos para empezar bien.

Huye de los vampiros emocionales. Con un estado de ánimo bajo es más fácil caer en las garras de personas que nos dicen cosas que queremos escuchar en ese momento pero que en realidad tiene un gran precio a pagar.

Intento en mi día a día que si estoy con una persona que se queja mucho contrarrestar esas críticas proponiendo soluciones a todo. Al final se cansan de mi porque eso no es lo que quieren escuchar.

Cuando me encuentro con una persona muy «criticona» intento por cada crítica hacia otra persona, contar yo algo buena de ella.

Al final que pasa …… que estas personas no te buscan porque no obtienen el resultado que quieren de ti.

Para ser honestos tengo que decir que a veces me pongo en tal extremo que quizás no es bueno tampoco y hago enfadar algunas veces a quién me acompaña.

Actúa como esa persona que quieras ser. Si ya sabes en que persona te quieres convertir, actúa como ella. Al principio cuesta pero poco a poco te lo vas creyendo y lo incorporar a tu ser.

No te tomes nada como algo personal. No te des tanta importancia, vive la vida y que pase lo que tenga que pasar.

Yo tengo una pequeña pizarra en mi cuarto de baño y cada día me apunto objetivos que me leven a ser la persona que quiero ser. A veces caes de nuevo hasta lo más hondo del pozo y es ahí cuando tienes que sacar todas tus fuerzas para dejar algo bonito a este maravilloso mundo que tenemos.

Share This