La nueva normalidad en el Camino de Santiago

A pesar de vivir actualmente en la nueva normalidad donde es más complicado viajar, me apetecía realizar el Camino de Santiago este año para reponer fuerzas y recargarme de energía.

Anteriormente ya había realizado dos veces el Camino de Santiago: La primera vez fue el Camino del Norte de Irún a Bilbao y la segunda el Camino Francés desde Ponferrada a Santiago.

Aunque mi intención era continuar por el Camino del Norte desde Bilbao a Santander, opte de nuevo por el Camino Francés desde Sarria en 5 etapas, ya que en el Camino del Norte había poca actividad y muchos albergues cerrados.

Seguridad en el camino

Los nuevos rebrotes del Covid-19 me hicieron tomar una serie de medidas con el fin de realizar esta nueva aventura de una forma segura:

  • Dormir en habitaciones individuales con baño privado.
  • Llevar a cabo las medidas de seguridad recomendadas como mascarilla, gel hidroalcoholico, etc.
  • Mantener las distancias de seguridad y evitar el contacto social.
  • Realizar los pagos con la tarjeta o móvil.
  • Consultar a través del móvil los menús de los restaurantes.

Una de las consecuencias directas en el Camino de Santiago ante esta crisis sanitaria ha sido la disminución en un 90% del número de peregrinos durante el mes de julio que es el mes donde lo hice.

Aunque para las personas que estábamos haciendo el camino, esta disminución ha supuesto un gran alivio en tema de seguridad, si que es cierto que son numerosos comercios y personas que viven directamente de los visitantes que vienen a realizar el camino y económicamente supone un gran handicap para todas las personas que viven de ello.

La tónica general es que las personas que han venido ha realizar el Camino de Santiago están totalmente concienciados que la seguridad es lo primero y si se cumplen todas ellas se puede realizar el camino sin ningún tipo de problema.

Cosas que me han gustado del Camino de Santiago

El camino te llama por alguna razón especial cuando más lo necesitas y supongo que por eso estaba yo ahí en vez de estar tumbado en la arena de alguna playa.

Cada camino es diferente y lo que vives en él también.

A continuación voy a describir algunas cosas que me han gustado de este camino y que no podía pasar por alto no ponerlas en este post.

Historias de personas

Personas con sus historias andando diariamente un camino con una mochila cargada a sus espaldas más o menos pesada.

Esto me encanta mucho del camino de Santiago. Vas andando por el camino y entablas conversación al lado de alguien que aparentemente parece normal y resulta que es un superheroe de la vida. Así me resultó Ana, una chica de Barcelona que se ha entregado durante muchísimos años a su familia y que derrocha ganas de vivir. Te das cuenta que existen personas dispuestas a ayudar sin esperar nada a cambio y eso hoy es muy complicado.

Te encuentras a un italiano, muy majete con su bastón y una sonrisa de diez. Al cabo de un rato de hablar con él descubres que existen soñadores dispuestos a aportar algo diferente a este mundo.

Descubres a una pareja de jóvenes de Albacete, orgullosos de su feria con ese brillo en los ojos de vivir una de sus mejores aventuras de su vida.

Muchas personas andando hacia un nuevo camino dispuestas a olvidar una anterior relación, otras con dudas de la que tienen o tuvieron y otras dispuestas sin más ha hacer el camino lo más ameno posible.

Este es el verdadero espíritu del camino, dejas atrás tu vida por unos días y eres uno mas del camino dispuesto a dejar un trocito de ti en el mismo.

Risas

Por mi parte, entre otras cosas he aportado un poco de humor. De buscar una sonrisa en cualquier parte del camino con las personas que me iba encontrando o iban a mi lado. Ser andaluz por estos lares me ayuda un poco la verdad.

Las risas no pueden faltar en el camino o en la vida porque si algo se tiene que tomar realmente en serio es esto 🙂

Ilusiones en cada esquinita del camino

Existe un bar muy peculiar en la etapa Arzua-Opedrouzo que es de parada obligatoria. Beberte una Cerveza Peregrina acompañadas de unas patatas bravas no tiene precio.

En realidad lo que más me gusto de esta parada, es que después de beber tu cerveza, pintas en ella con un roturador tus deseos e ilusiones y los cuelgas en unos clavos preparados para que perduren en el tiempo y se lleven a cabo.

Llegada a santiago

Siempre es espectacular llegar a Santiago, es el momento del Camino de Santiago y si coincide con el sonido de las Gaitas llegando a la Plaza del Obradoiro mejor.

Ahí es cuando te das cuenta que no es el final, sino que es como un inicio de tu nueva vida.

¿Has bebido alguna queimada?

Tuvimos la suerte que estaban realizando un reportaje sobre el Camino de Santiago y los realizadores nos invitaron a algunos peregrinos a una queimada en su domicilio particular.

La queimada es una bebida alcohólica de la tradición gallega y propia de su gastronomía. Se le atribuyen facultades curativas y se afirma que, tomada tras la pronunciación del conjuro, funciona como protección contra maleficios, además de mantener a los espíritus y demás seres malvados alejados del que la ha bebido.

Acompañada de postres típicos gallegos, grandes personas y sobre todo del ritual resultó una de las mejores experiencias del Camino de Santiago.

Ruta nocturna

La última etapa desde O Pedrouzo a Santiago de Compostela fue un poco especial porque decidimos hacerla durante la noche para caminar viendo las estrellas y llegar al Monte do Gozo para ver amanecer Santiago de Compostela.

Tuvo risas, sustos y sobre todo una sensación de pena de que un paso más era un trocito menos de camino que nos quedaba.

La pregunta del camino

Una chica de Valencia, después de hablar de la vida con unas cervezas de por medio me hizo una pregunta que me caló bastante y que necesitaba:

«¿Te fijarías o querrías conocer a alguien como tú?»

No nos damos cuenta que buscamos los mejores amigos o la mejor pareja y a veces nosotros somos un prototipo barato de lo que podemos ser.

Sinceramente yo ahora no me fijaría en una persona como soy yo ahora mismo y esto me hizo reflexionar que tengo que cambiar y ser mejor persona. He tenido que venir al Camino de Santiago para descubrir que ahora mismo no soy la persona que me gustaría ser ni conocer.

Creo que me he acostumbrado a vivir de las rentas y de lo que fui, que me he olvidado un poco de cuidarme ahora. Me he acostumbrado durante mucho tiempo a que cuando algo lo quería conseguir lo conseguía y se me ha olvidado de ser constante en mi vida…. y quiero buscar unos hábitos saludables que me identifiquen como persona.

Puede ser que esta pregunta me cambie la vida. Todo depende de mi y esta en mi poder hacerlo o no. Gracias Estefanía por hacerme esta pregunta.

En el camino como en la vida elige tu destino, que personas quieres que te acompañen, el peso que quieres llevar, la velocidad a la que quieres ir, como relacionarte con las personas que te encuentres durante el camino, las veces que te quieres parar….. pero sobre todo intenta disfrutar del camino, porque cada camino es único.

 

 

 

Share This