Seguro que más de una vez un compañero de trabajo o amigo nos ha contado el día de mierda que tuvo el día anterior, a lo que nosotros le contestamos diciendo que no, que el nuestro fue peor, enumerando nuestras desdichas y desventuras. Es por eso que hemos querido realizar una entrada basado en experiencias reales para que no quede duda de quién tiene el peor día y consigamos tenerlo nosotros nosotros, llevándolas a la práctica desde primera hora de la mañana.

Guía completa, paso a paso, para conseguir tener un día de mierda.

1.Una cosa que ayuda mucho a conseguirlo es levantarte con mal pie. Si has programado el despertador de tu dormitorio procura que no este del todo sintonizada la emisora del mismo y sobre todo muy alto de voz sonando entre noticias y algún grupo tipo de música “rallante”. Si puedes, repite esto durante tres o cuatro veces cada cinco minutos. Esto hará que el inicio sea muy bueno bueno. Podemos mejorarlo si apuramos unos diez o quince minutos más en la cama ya despiertos, pensando en lo “jodido”  que es ir ese día a trabajar con lo “agustico” que estamos en nuestra cama.

2. No se te ocurra desayunar tranquilo sentado en la mesa, algo saludable. Lo ideal es desayunar de pie cualquier bollería industrial acompañado de un batido de chocolate o similar mientras vemos en la tele alguna noticia de políticos corruptos o sucesos “chungos”. Esto es ideal para que nos genere un mal rollo justo antes de salir de nuestra casa.

3. No hagas la cama, no airees tu cuarto y deja la casa igual de desordenada que la dejaste anoche cuando te acostaste. Es más, añade algo de desorden o suciedad como la ropa que te has quitado para ducharte en el suelo, el desayuno en la mesa. Esto es fundamental para que cuando llegues del trabajo te encuentres mala energía en la casa, incluso más que a primera hora del día y puedas continuar con tu día de mierda.

4. No planifiques tu día. Las agendas, libretas para apuntar tareas, aplicaciones de móvil para organizar el día no están preparadas para ti. Es mucho mejor tener sensación de auténtico descontrol y hacer las cosas improvisando conforme las vas encontrando. Olvidar el aniversario de tu pareja, la cita que teníamos en la ITV  o cosas importantes que comprar en el supermercado, harán que este día tenga todos los ingredientes necesarios para salir completamente perfecto.

5. Como vas mal de tiempo casi mejor hoy que no te duches y te hagas el “lavaillo” del gato. Échate agua en el pelo y te pones más espuma o gomina para disimular. Ya para hacerlo del todo bien busca entre el montón de ropa sin planchar algo que no este muy del todo arrugado y no se te ocurra afeitarte porque esa barba de tres días la verdad que te da un toque muy especial.

6. De camino al trabajo ve “despotricando” de todos esos coches que van a paso de tortuga por la carretera. La verdad es que no se dan cuenta de la prisa que llevamos el resto de mortales. Es importante llegar al trabajo con esa sensación de agobio que nos produce el tráfico cuando vamos muy justos de tiempo y una cosa que sobretodo ayuda mucho a tener un mal día es ir dando vueltas a la cabeza de todo lo que tenemos que hacer en el trabajo, de tareas que ayer no hicimos,  para llegar con un poquito de más estrés.

7. Al entrar al trabajo no mires a nadie, ¡mira para abajo! para que no te critiquen (es lo que harías tú) de lo tarde que llegas al trabajo, y eso sí, da unos buenos días a medias “Gueaanoszzdd …..ias”.

8. Muy importante antes de comenzar a trabajar en los diez o quince minutos de rigor: Búscate al más cotilla de la oficina y hacéis que entre los dos le piten los oídos a cuatro o cinco compañeros que se lo merecen. Esto generará un mal rollo enorme cada vez que los veas y más aún si es tu jefe uno de ellos.

9. Mira el Whatsapp constantemente y cada vez que suene, porque lo tienes a toda voz, no dejes de mirarlo porque puede haber algo importante en alguno de los treinta y siete grupos que tienes entre los de padres del colegio, familia, amigos de la infancia, amigos de ahora, cumpleaños o despedidas de soltero que ya han pasado, etc. Cada vez que suene siente esa dependencia porque hará que tu mal día vaya ganando enteros.

10. Igual que en tu vida diaria: No planifiques tu trabajo. Actúa por inercia y siente presión cada vez que te pidan algo que tenías que tener realizado ayer y no lo hiciste. Quéjate constantemente, total para lo que te pagan y lo poco que te valoran no merece la pena rendir al cien por cien.

11. Desayuna en esa cafetería donde el camarero es tan “simpático” acompañado de lo “mejor” de la oficina. Esto es fundamental por si te habías relajado y te dará la fuerza para generar mal rollo durante el resto de la jornada de trabajo. Recuerda sobre todo que al volver al trabajo no tienes que ser simpático con los clientes o compañeros porque tu vienes a trabajar y no a hacer amigos.

12. Al final de la jornada de trabajo ayuda mucho mirar constantemente  el reloj o “escaquearte” mirando el “face” a toda esa gente que tienes en él y que no saludas nunca cuando los ves por la calle.

13. Muy importante a la hora de comer: No comas nada sano. Come lo primero que pilles por la nevera (Sobras de pizza, un trozo de embutido, etc) porque que llevas un día agotador y no te quedan fuerzas para cocinar.  Come sentado en el sofá viendo las noticias otra vez (Las puedes vez incluso en dos o tes cadenas diferentes para contrastar lo mal que está el mundo) y sobre todo es fundamental el placer de dormir una “siestecilla” de dos o tres horas para recuperar fuerzas. Ayuda mucho también a continuar con tu día de mierda, cuando te levantes de la siesta, el jugar a algún juego del móvil tipo Candy Crush o Triviados.

14. No practiques nunca deporte. Bórralo de tu día a día porque el deporte puede hacer que te despeje la mente, te llenes de energía y te sientas mejor. En lugar de eso puedes ojear de nuevo tus redes sociales, mirar vídeos chorras, sin sentido, en Youtube o ver alguna serie típica de quinientos treinta y cuatro capítulos de sobremesa o programas de sucesos. El apuntarte a un taller o actividad como meditación, fotografía, etc no te va ayudar a tener un mal día, por lo que si estabas apuntado a alguno ahórrate ese dinero para gastarlo en cosas más productivas .

15. No se te ocurra ordenar ni limpiar tu casa, aunque sea por espacios mínimos de quince minutos. Para que la mala energía se conserve en tu casa es importante que permanezca en este mal estado continúo. Al que no le guste tu casa que no venga, ¿no?.

16. Te darás cuenta que tu día está siendo una mierda cuando tengas la sensación de agobio de no haber realizado nada en toda la tarde y comienzas a sentirte mal por no haber aprovechado el día. Este síntoma nos hará ver que todo esta funcionando bien y que estamos apunto de conseguirlo.

17. No tengas mucha vida social, en el fondo tu eres muy casero y la mayoría de las personas no merecen la pena porque son unos “aprovechaos”. Que te llamen tus amigos o familiares, no vas a ser tu siempre el que llama.

18. Como colofón del día, saca lo mejor de ti y prepárate una autentica cena basura muy pesada (Pizza, helado, hamburguesa, etc) acompañada de un refresco con gas, mucha cerveza, etc .. total si el día está ya echado por alto.

19. Lo puedes incluso rematar quedándote dormid@ en el sofá hasta las dos o tres de la mañana después de haberte tragado estos “realitys” tan “guays” que suelen poner todos los días. No elijas nunca, por ti mismo, una serie o película que quieres ver buscándola en internet, mejor que la elijan por ti. Todo esto hará que el día siguiente también comience mal otra vez.

20. Para terminar el día ya en la cama piensa lo mal que te va la vida y genera pensamientos chungos de insatisfacción que no tejen dormir. También ayuda mucho dormir con el móvil encendido en la mesita de noche.

Cosas a evitar a toda costa

Recuerda que esto es muy importante y tenemos que evitarlo a toda costa.

No ayuda nada a conseguir este objetivo el dormir siete horas o más, ver el lado bueno de las cosas, no criticar, no preocuparse, comer sano, disminuir horas tele, visualizar tus objetivos, menos tiempo en las redes sociales, dedicarte un tiempo a ti mismo, reír, ayudar a los demás, etc.

Hay más aspectos importantes que te pueden ayudar a tener un mal día, pero creemos que para empezar estos pueden ser suficientes. Todos ellos están basados en experiencias reales y esperamos que te sirvan …. y sobre todo recuerda: “Si te empeñas en tener un mal día, lo tendrás seguro”.

Te dejamos una canción muy chula de Sidonie que da título a nuestra entrada.

Share This