Hay veces que a una persona se le presenta una adversidad o amenaza en su camino y al superarla su vida se trasforma a mejor y sin embargo hay personas que se hunden y no saben como superar este desafío. La capacidad de superar adversidades se llama resiliencia que consiste en  sobreponerse a situaciones adversas para volver a su estado inicial e incluso salir fortalecido de las mismas.

“Los malos tiempos tienen un valor científico. Son ocasiones que un buen alumno no se perdería” Ralph Waldo Emerson

Hace tiempo se me presento una situación complicada en el trabajo en el que comencé a dormir poco, sufrir ansiedad, sentirme totalmente hundido, etc. Gracias a los consejos de mi pareja y trazando un plan de acción (motivación, preocuparme por mis compañeros de forma sincera, levantarme diariamente con la intención de dar lo mejor de mi mismo, formarme más, etc) comencé  a salir del pozo y hacerme más fuerte para crecer más que nunca en mi aspecto laboral. Desde entonces tengo claro que cualquier situación complicada se puede resolver adquiriendo unos hábitos necesarios y planificandola de forma acertada. Las personas tenemos un gran poder que no conocemos realmente hasta que la vida nos sorprende de forma positiva para darnos cuenta de que somos más grandes de lo que pensamos.

¿Como saber si soy una persona resiliente? Si tienes más de 10 características de las que se describen a continuación puedes considerarte una de ellas, y sino ……. ¿Te atreves a implantarlas en tu vida a través de  hábitos sencillos?

  1. Tienen la creatividad como bandera. La creatividad ayuda a salir airos@s de muchas situaciones límites y ellos lo saben.
  2. Desprenden alegría y la contagian a su entorno. Son estas personas que gusta tenerlas de compañero de trabajo, pareja, familia pues siempre tienen una sonrisa y un como hacer más feliz a los demás. Incluso situaciones de adversidad saben afrontarla con humor.
  3. Tienen confianza en si mismos. Se levantan por la mañana con el objetivo de dar lo mejor de si mismo confiando plenamente en ellos ante cualquier circunstancia o adversidad.
  4. Conocen sus fortalezas y limitaciones. Son personas realistas pero siempre luchan por sacar lo mejor de cada situación.
  5. Siempre se esfuerza en una mejora continua a través del aprendizaje. La formación y autoconocimiento es base en este tipo de personas que buscan constantemente el mejorar.
  6. Saben situarse en el lugar de los demás a través de la empatia. Esta capacidad hace que su camino hacia conseguir sus metas sea totalmente limpio sin llevarse a nadie por delante.
  7. Viven en el presente (aquí y ahora). Siempre tienen un momento para disfrutar del entorno, mirarte a los ojos, meditar, disfrutar de una buena comida, etc. porque esto los recarga de energía física y mentalmente.
  8. Asumen retos con facilidad. No se asusten ante cualquier reto, elaborando un plan de acción para conseguirlo.
  9. Orientan sus energías en como solucionar el problema en vez de en preguntarse en el porque del mismo. 
  10. Son optimistas y se automotivan fácilmente. Ante situaciones complicadas saben sacar lo mejor de ellos mismos, poniendo todas sus energías en conseguir sus objetivos.
  11. Siempre ven el lado bueno de las cosas. Saben que cualquier acción independientemente del resultado tiene una intención positiva de quien la realiza.
  12. Detectan fácilmente el origen del problema, descubriendo si es interno o externo a través de analizarlo y orientarlo hacia una solución.
  13. No intentan controlar todas las situaciones de la vida. Su lema es: “Pase lo que pase, está bien”. Saben que es imposible controlar todas las situaciones y se han acostumbrado a vivir con incertidumbre y fuera de su zona de confort.
  14. Saben rodearse de personas que suman en su vida. Para ellos el valor de la amistad es muy importante y al rodearse de personas cercanas adquieren mucha fuerza en su día a día.
  15. Son expertos en controlar sus emociones. Saben controlar las que llevan una carga negativa y además son fuertes en situaciones de mucha presión.
  16. Saben adaptarse rápidamente ante cualquier cambio. Esta capacidad les hace que no se hundan ante cualquier fracaso y enseguida busquen nuevas alternativas.
  17. Tienen una vida sana y equilibrada. El deporte y la alimentación saludable hace que estas personas tengan un plus más de energía para conseguir sus metas y propósitos.
  18. Conocen el propósito de su vida. Saben porque están aquí en este mundo y como pueden ayudar a su entorno a ser mejores.

“En mitad del inverno, finalmente aprendí que había en mi un verano invencible” Albert Camus

Share This