Ahora que se acercan las fiestas es un buen momento para recordarlo y aportar estos 10 trucos que nos pueden ayudar a cuidar nuestro cuerpo y no someterlo a demasiados excesos en estos días.

1-Ten claros tus objetivos y no te avergüences

Ten siempre presente por qué has decidido cuidarte y comer sano. Cuáles son tus recompensas. Recuerda la satisfacción de conseguir tus objetivos, que será siempre mucho mayor al placer momentáneo de comer algo que nos tienta y no nos beneficia.

Cuidarse es algo que aún no está culturalmente bien visto del todo, sobre todo por aquellos que no lo hacen. Seguramente tendrás que escuchar muchos comentarios y opiniones en contra de tu decisión. Si estás convencido de lo que estás haciendo, no deberían afectarte.  Recibe los comentarios con humor y no te avergüences, ni te enfades.

2- Selecciona platos saludables

Según el evento que sea, tendrás más posibilidades o menos de decidir. Pero trata siempre de buscar la opción más saludable.

  • Si es un menú, suele tener opción de pescado a la plancha. Puedes tratar de pedirlo sin salsas y con acompañamiento de verduras, en vez de con patatas. También puedes preguntar por la opción vegetariana, que cada vez es más habitual, si se adapta mejor a tu dieta.
  • Si es un tapeo, toma la iniciativa y propón platos saludable. Seguro que salen adeptos que apoyen tu elección.
  • En un coctail, no comas lo primero que veas. Echa un vistazo a lo que hay, puedes preguntar a los camareros para saber que platos van a sacar y decidir lo que vas a comer.

3- Trata de servirte en un plato para que veas lo que comes

A veces nos ponemos a pinchar y pinchar y no paramos. Si te sirves en un plato, podrás controlar la cantidad de lo que comes y decidir mejor cual va a ser tu menú.

4- Combina bien las comidas según tu dieta

Seguramente habrá muchos manjares donde elegir. Pero recuerda que no es tanto la cantidad que comas, si no las mezclas que hagas.

Aunque en primer momento te pueda apetecer todo, recuerda que no es tu “última cena”, selecciona lo que vas a comer según la dieta que lleves y ya habrá más oportunidades de probar otras cosas.

5- Cuidado con lo que bebes.

Muchas veces nos preocupamos mucho por la comida, pero no miramos por lo que bebemos.

Evita los refrescos azucarados y ¡cuidado con el alcohol! Unas cervecitas o un “vinito” pueden estar bien y más en una ocasión especial. Pero no olvides que el alcohol destruye músculo, deshidrata e impide que nuestro cuerpo utilice como energía otras fuentes como la grasa hasta que este no se ha eliminado completamente de nuestro organismo.

6- El postre

¿De verdad necesitas tomar postre? Siempre es preferible tomar una infusión o una fruta que combine y te ayude a digerir lo que has comido.

7- Lleva un control de las excepciones

Los radicalismos nunca son buenos, no tenemos que ser super estrictos y vivir privándonos de todo. Las excepciones están bien, siempre y cuando sean eso, cositas que hacemos de vez en cuando para darnos un capricho.

Lleva un control de las excepciones. Sobre todo en momentos como las fiestas navideñas en las que tenemos constantemente reuniones para comer.

También es muy importante que seas consciente de tu situación. No es lo mismo que estés sano, en forma, en tu peso ideal y puedas darte unos bueno caprichos. A que tengas sobrepeso o alguna enfermedad.

Es muy importante que no te autoengañes y nuevamente que tengas siempre presente cuales son tus objetivos.

8- Pon tu cuerpo en el lugar que se merece

Recuerda que tu cuerpo es tu casa, ¡la única que tienes! Con lo cual es lo más importante y deberías ponerlo en primer lugar. Qué nadie te diga: “Hay que comerse eso, si no se va a tirar”. Si se tienen que tirar las cosas se tiran, si se ha gastando dinero, gastado está. Pero tu cuerpo es lo más valioso. Y aunque tiene un espectacular poder de recuperación, no hay porque maltratarlo ni darle más caña de la necesaria.

9- Si te has pasado un día, ¡depúrate!

Nunca digas, bueno, después de lo que hice ayer, da igual! No, no da igual! Si un día te pegan una paliza, no da igual si al día siguiente te curas y reposas, o si te pegan otra. Pues con esto lo mismo. Si un día nos hemos pasado, los días siguientes nos cuidamos especialmente.

Come fruta y bebe mucha agua y haz ejercicio.

Puedes pasar un día o dos a base de fruta, agua e infusiones. Luego te sentirás mucho mejor.

Alguna de las frutas más depurativas son: piña, sandía, fresas, cerezas, uvas y naranjas.

10- Disfruta de lo que comes y se feliz

Disfrutar de las cosas está en nuestra cabeza. Se puede disfrutar igual comiéndonos una ensalada o un pastel de verduras, que un trozo de tarta o una hamburguesa.

Aprende a comer disfrutando el sabor real de los alimentos y siendo consciente de los beneficios que tendrá para tu cuerpo.

No veas el alimentarte sano como una obligación y una tortura. Alégrate de haber dado ese paso, recuerda por qué lo hiciste y se feliz con tu decisión.

 

Share This